Loading...

Páginas vistas en total

miércoles, 17 de diciembre de 2014

LA MENTE NUEVA Y LA MENTE NUEVA

La mente vieja es la que arrastramos y se ha detenido en su proceso de real aprendizaje y evolución. Acumula traumas, complejos, juicios y prejuicios, estrechos puntos de vista, viejos patrones y cristalizados esquemas. Acarrea miedos aprendidos, frustraciones, tendencias de apego y aborrecimiento, represiones y, en suma, todo tipo de condicionamientos. Es una mente fosilizada y herida, que perpetúa sus conductas y actitudes por erróneas o inadecuadas que sean, atiborrada de inútiles cachivaches. Es una mente que ha perdido su frescura y su capacidad de renovación, que ha penetrado en un circuito enrarecido de asociaciones mentales, reacciones estereotipadas, habítos psíquicos y una considerable fragmentación.Una mente así no es de fiar y engendra todo tipo de conflictos.Es la mente del pasado saboteando el presente, cuyo inconsciente irrumpe para crear confusión y desorden.No hay en esa mente armonía, ni sosiego, ni belleza, ni verdadera espontaneidad, ni creatividad. Es una mente que siempre está midiendo y comparando, desertizándose en un surco repetitivo de consciencia, juzgando e imitando, sin capacidad de independencia ni libertad. Se convierte en un fardo que a cada momento nos sale al paso y lo diseca. Es una mente esclava y que esclaviza, diana de todas las influencias tóxicas que provienen del exterior, que no es capaz de explorar los hechos en profundidad ni reconocer su lado más intuitivo y equilibrado.Para poder poner fin a esa mente que tanto nos condiciona, no bastan las componendas ni paños calientes. Es necesario cambiar de paño, o sea cambiar de mente. Es muy sabia la parábola de Jesús: si a paño viejo le echas remiendo, tirará de él y más lo romperá. No se trata de seguir fabricando autoengaños, sino de lograr que la mente vieja, que es una gran tirana, se rinda para dar paso a la mente nueva.La mente vieja es como una fotografía fija, incapacitada para el verdadero aprendizaje. Repite una y otra vez sus esquemas, proyecciones y fantasmagorías. No es capaz de saltar fuera de su propia sombra y así continúa anidando pensamientos y reacciones desmesuradas y neuróticas, temores, ofuscación, avaricia y odio. No cesa de dar vueltas sin encontrar una salida. Es una mente que se recrea en un caldo de cultivo que es de caos y desorden.Es una mente herida, que debe terminar por dar paso a la mente nueva, libre, sin heridas, que vive en la urgencia del momento, que no acarrea ni se aferra al pasado ni se contrae ante la idea de futuro, sino que es fluída como un río de aguas cristalinas, sabiendo nacer y morir a cada instante para volver a nacer; que sabe asir y soltar; que es como un espejo que refleja pero no tiene la necesidad de conservarlo todo; que no está de continuo en el apego o la aversión, y que al no encadenarse puede estar en un continuado aprendizaje existencial.En la mente vieja hay autodefensas y contracción; en la mente nueva hay renovación y apertura. Eso no quiere decir que uno se vuelva amnésico o tenga que hacer tabla rasa con su historia personal, sino que seamos capaces de abrirnos a la realidad del momento, sabiendo evacuar las impresiones tóxicas, sin dejarse condicionar ni esclavizar. Es la mente vieja la que perpetúa el odio, el miedo, el afán de venganza, la envidia y los celos. Es la mente condicionada por el ego exacerbado y la inseguridad, la que necesita autodefensas que no la defienden de nada y la someten a servidumbre.Hay que poner los medios para que nazca la mente nueva. El verdadero sentido del bautismo en muchas tradiciones era el de mentalizar un corte con la mente vieja y modificar la actitud para dar paso a la mente nueva.La práctica de la meditación, el autoconocimiento, la desactivación de los hábitos psíquicos y puntos de vista prefijados, la atención en el momento presente, las técnicas para la mutación de la consciencia y el desmantelamiento de las reacciones mecánicas, nos permite ir desalojando la mente vieja para que pueda eclosionar la poderosa energía de la mente nueva, que es aquella que, más libre de prejuicios y patrones, puede conectar realmente con lo que es, recuperando un nuevo sentido de la armonía y pudiendo estar abierta a un fértil aprendizaje vital. La mente vieja es un cementerio; la mente nueva es un loto que no deja de florecer y que es capaz de permanecer impoluto incluso en el lodazal.Ramiro Calle.

lunes, 15 de diciembre de 2014

YOGA: UNA RELACIÓN DE AMOR CON EL CUERPO


Entrar en la esterilla para practicar una sesión de hatha yoga, es iniciar un viaje en una alfombra mágica cuyo destino la mente no puede ni tan siquiera imaginar.
 ¿A dónde nos llevará tal periplo?  ya casi todo el mundo conoce la excelencia del hatha yoga, el yoga físico, y de las asanas (posturas): equilibrio energético, claridad de pensamiento, desarrollo de la intuición, bienestar físico y mental, aumento de los niveles de energía, etc. etc. etc.
Sin embargo, hay algo que siempre debiéramos de recordar: el yoga es, ante todo, el inicio de una relación de amor con el cuerpo.  Y una relación de amor, sólo puede estar basada en la escucha atenta.
Escuchar al cuerpo, sentirle, percibir sus necesidades, las profundas y las superficiales. Conocer sus limitaciones… y respetarlas, sin obligarle a traspasarlas. Descubrir sus posibilidades de contracción y expansión, relajación y tensión. Despertar las potencialidades que todo ser humano lleva inherentes en su naturaleza. Eso es yoga.
Es la posibilidad real de conocer con mayor profundidad nuestro cuerpo,  y a través de tal conocimiento, conocernos a nosotros mismos tal y como somos en realidad, pues el cuerpo es el reflejo del espíritu que aloja. Nuestra naturaleza es espiritual.
Así pues, cuando realizamos una secuencia de asanas, en realidad, lo que hacemos es preparar cuerpo y mente, energías vitales y mentales –solares y lunares- para la conexión con el espíritu que lo habita.
En ningún momento hay que lograr la asana “perfecta”. La perfección ya está en el cuerpo. En todo caso, nuestra labor consistiría en permitirle que se exprese.
Olvida, pues, ese concepto mental: perfección  y mejor céntrate en la intención. Es, mil veces mil, más importante el acto de intentar que el de conseguir. En el intento se trascienden los límites mentales. Intentar es un acto pleno de poder.
No hay que hacer. Hay que intentar. Porque intentar… es conseguir.
El cuerpo tiene una inteligencia que le es propia y también una memoria. El cuerpo sabe… y aprende. Y recuerda lo aprendido. Y la mente incorpora el nuevo aprendizaje en el psiquismo del individuo. ¿No es hermoso el proceso?
¿Por qué está prohibido decir la palabra “imposible”? la respuesta es muy simple  porque antes ha sido pensado. Si previamente ha sido un pensamiento, es por causa de una creencia.
No percibimos el mundo tal y como es. Percibimos las creencias que de él tenemos. Nuestros pensamientos sobre el mundo hacen que se configure nuestra realidad.
Creamos nuestros microcosmos con nuestras creencias y las creencias son la suma de todos nuestros pensamientos y experiencias largamente acumuladas a lo largo de cientos y miles de vivencias impregnadas en nuestro subconsciente (samskaras, impresiones latentes).
Si, poco a poco –es importante permitirse este “poco a poco”-, vamos cambiando nuestro patrón de pensamiento, será inevitable el cambio de creencias y como tal, la percepción que tengamos del mundo, o al menos del microcosmos que nos hemos creado, de nuestro mundo. Tal cambio sería un gran peldaño en la escala de la evolución de la consciencia, pues comprenderíamos que no es el mundo lo que habría que cambiar, sino a nosotros mismos.

Así pues, si cada vez que observamos a nuestra mente cuando nos dice: – ¡uy! ¿eso? ¡eso es imposible!- en vez de emitir la primera materialización de tal pensamiento, que sería la palabra, lo que hacemos es pasar a la más pura acción a través del intento, lo que en realidad estaremos haciendo es trascender nuestras limitaciones. Para eso vale el yoga.
Y si, en su lugar, instalamos la sensación física del: – sí, puedo-, que la mente traducirá en un nuevo pensamiento, lo que a su vez se transformará en una nueva experiencia que, con el tiempo, dará lugar a una nueva creencia. Entonces, el cambio ha sucedido.
Yoga es, también, la posibilidad real de trascender los límites. No podría ser de otra manera. Una ciencia del alma que lleva más de cinco mil años sin pasar de moda tenía que ser por algo, ¿no?

viernes, 12 de diciembre de 2014

LOS SÁBADOS TAMBIÉN SE PUEDE.

Este sábado de 10.30 / 11.30 clase de yoga GRATIS para todos los alumnos del Centro. Os animamos a asistir.

HOMBRE Y PILATES

Hay disciplinas deportivas que, sin causa justificada, se asocian a un sexo u otro como ocurre con el Pilates. Pese a que su práctica está más extendida entre mujeres, lo cierto es que aporta importantes beneficios a los varones.
Curiosamente fue un hombre, Joseph Pilates, quien inventó y desarrolló esta técnica para la rehabilitación de los soldados durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, con el paso de los años se ha asociado como actividad física principalmente para mujeres. Para Ada Matos, monitora de Pilates en Gymoxion, el motivo principal “es el desconocimiento que existe entre la población masculina sobre la efectividad del método. Habitualmente piensan que se trata de un actividad aburrida con ejercicios lentos y repetitivos cuando en realidad es un método excelente y muy recomendado cuando se practican otras disciplinas deportivas”.
Mejorar resultados en sesiones de fitness
Un hombre que está acostumbrado a un entrenamiento diario de peso libre y máquinas puede encontrar en Pilates el complemento ideal para ayudarle a conseguir sus objetivos y a optimizar su rendimiento. “Por regla general, la población masculina, sobre todo la más joven, está acostumbrada a acudir al gimnasio para aumentar masa muscular, coger volumen y después definir. Por ejemplo, cuando se trabaja la zona abdominal para conseguir la llamada “tableta de chocolate” no se tiene en cuenta que existe un músculo interno llamado transverso que hay que trabajar y que es muy importante para la sujeción del resto de músculos que van por encima de él. Cuando se realiza Pilates consigues tonificar ese músculo desde dentro y fortalecer los de fuera logrando mejores resultados”, afirma Ada.
Para este mismo grupo de personas habituadas a sesiones de gimnasio de alta intensidad con mancuernas y maquinaria, Pilates permite corregir posturas que durante el entrenamiento pueden llevar a lesiones importantes. “Esta demostrado”, comenta Matos, “que hay un mayor porcentaje de lesiones en la zona lumbar y espalda entre hombres que en mujeres. Pilates te enseña a estar consciente y a mantener una correcta posición del cuerpo mientras estás haciendo una serie de un ejercicio concreto. Todo ello minimiza el riesgo de dañar las lumbares o cualquier zona de la espalda”.
Ayuda a disminuir problemas de próstata
El método Pilates centra su atención en trabajar el “powerhouse”, zona del cuerpo formada por los glúteos, lumbares y suelo pélvico. Como detalla Ada, “cuando un hombre trabaja la zona pélvica puede disminuir el riesgo de sufrir problemas de próstata y por otra parte podrá mejorar sus relaciones sexuales porque tendrá un mayor control localizado en esa zona”.
Por otra parte, los practicantes de Pilates también pueden beneficiarse de una reducción de grasa en el abdomen. “La población masculina tiene tendencia a acumular más cantidad de grasa en esta parte del cuerpo. Pilates ayuda a tonificar toda la zona del vientre con lo cual si se acompaña de alguna sesión cardiovascular, notará resultados duraderos a medio y largo plazo”, concluye Matos.
Actualmente y pese a que todavía existen reticencias entre el género masculino a la hora de practicar Pilates, deportistas de élite como Rafa Nadal o Fernando Alonso, y del espectáculo como el bailarín Joaquín Cortes lo incorporan, a diario, en sus rutinas de entrenamiento.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

YOGA Y SOBREPESO

EL sobrepeso y la obesidad son un problema que cada vez afecta a más personas en todo el mundo, ya no solo a Occidente. Los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo se extienden como si de una epidemia se tratase, y quien más quien menos, cae en sus redes.
El sobrepeso puede tener graves consecuencias para la salud, como diabetes tipo II, apnea del sueño, hipertensión y ciertos tipos de cáncer. También provoca problemas de espalda y en las articulaciones. Puede crear y empeorar lesiones en las rodillas, tobillos, caderas…
Aparte de las consecuencias negativas para la salud de tener sobrepeso, están las consecuencias negativas de intentar perder peso adoptando dietas que en muchos casos son nutricionalmente desequilibradas y no saludables.
Una reducción extrema de calorías puede provocar una rápida pérdida de peso, pero para que el cuerpo obtenga la energía que necesita, se descompone tejido muscular. La pérdida de masa muscular disminuye el ritmo metabólico, lo cual minimiza el gasto de calorías. En cuanto se abandona esta dieta, el peso perdido se recupera rápidamente, y principalmente en forma de grasa.
Dada la obsesión por la delgadez y los cuerpos esculturales que nos llega desde los medios de comunicación, las personas con sobrepeso pueden ser muy autocríticas. Debido a esta insatisfacción permanente pueden desarrollar niveles altos de cortisol, la hormona del estrés, lo que a su vez aumenta las ganas de comer, mayor ganancia de peso, aumento del estrés y de las ganas de comer… Se convierte en un círculo vicioso del que no es fácil salir.
El Yoga puede ser muy útil para perder peso de diferentes modos. El más obvio se relaciona con la cantidad de calorías que se queman durante la práctica de yoga. Algunos de los estilos más enérgicos como el Ashtanga o el Power Yoga pueden llegar a elevar el ritmo cardíaco hasta un rango aeróbico. Pero incluso practicando otros estilos más suaves y técnicas de respiración también se logra perder peso.
La probada eficacia del Yoga para reducir el estrés, es otro factor importante cuando hablamos de control del peso. Si se reduce el estrés desciende el nivel de cortisol y en consecuencia también se reducen las ganas de comer y la formación y acumulación de grasa intraabdominal.
Las prácticas introspectivas y de meditación son la mejor herramienta para conectar con nuestro interior, observar sin juicios nuestra relación con los alimentos y aprender de ella. La capacidad de sintonizar con las sensaciones corporales que aporta el yoga es clave a la hora de descubrir y comprender que en realidad no tienes hambre, sino que comes por hábito o por una necesidad emocional.
Sentarse a la mesa en actitud meditativa es un buen método para reducir la ingesta de alimentos. No se trata de comer por debajo de nuestras necesidades, más bien al contrario. Solemos comer mucho más de lo que nuestro cuerpo necesita. Comer en silencio, despacio, saboreando cada bocado en lugar de hacerlo leyendo el periódico, frente al televisor o manteniendo una conversación telefónica, te ayudará a saber cuando has comido suficiente.
Todo cuenta a la hora de perder peso, no solo las calorías que se ingieren y las que se queman; también es importante tomar conciencia de cual es nuestra relación con la comida y con nuestro propio cuerpo. La pérdida de peso a través del yoga puede ser lenta y requiere paciencia, pero también es muy efectiva y duradera ya que en muchos casos, el yoga queda instaurado como hábito de vida. 

martes, 9 de diciembre de 2014

REGALA SALUD. 20 BONOS.

NO ESPERES HASTA FIN DE AÑO. TOMA AHORA LA DECISIÓN.  REGÁLATE O REGALA SALUD. BONOS TRES MESES CONSECUTIVOS , PARA NUEVOS ALUMNOS. OFERTA LIMITADA PARA 20 PERSONAS.APROVECHA LA OPOTUNIDAD. EL YOGA Y EL PILATES SON DOS ALIADOS PERFECTOS. TAMBIÉN PUEDES UNIRTE A NUESTRO GRUPO DE MEDITADORES,GRATIS.

lunes, 8 de diciembre de 2014

MANTRAS PARA ENFOCAR LA MENTE.

¿Sabes qué es un mantra?La palabra mantra proviene de la lengua sánscrito y se compone de dos partes: Man: que significa Mente y Trang que significa onda o proyección. Un mantra es una sílaba, palabra o frase en un lenguaje sagrado (Sánscrito o Gurmukhi) que al ser pronunciado o cantado eleva o modifica la conciencia a través de su significado, ritmo, tono y actúa sobre la reflexología de la lengua en el paladar.

¿Cómo funcionan?Cantar un mantra no es simplemente cantar bellas melodías sino que se trata de una tecnología precisa que funciona a través de nuestro paladar. Algo más sucede cuando cantas. Esto es realmente importante: Hay 84 puntos meridianos en el paladar superior que forma el techo de nuestra boca. Cada vez que tu hablas estos puntos se estimulan, y al estar asociados con las glándulas, los órganos y la lengua se inicia una reacción química en el cerebro y cuerpo. Esta reacción química actúa sobre la glándula pituitaria, el hipotálamo y la pineal y te centra en la mente neutral y meditativa.

“Eres lo que vibras”Seguramente has oído a alguien decir :“Eres lo que vibras” o “que vibra traes hoy”. Eso sucede ya que todo es energía y todo vibra constantemente. La materia vibra a una frecuencia menor, y el pensamiento y el sentimiento vibran a una frecuencia que no podemos ver. También la felicidad o la pena, la alegría o tristeza son frecuencias vibratorias de la mente. Cuando cantamos un mantra estamos eligiendo invocar el poder positivo contenido en esas sílabas particulares para dirigir nuestra mente hacia una vibración superior.
Nuestra comunicación diaria también contiene mantras.Diariamente utilizamos el sonido de nuestra voz para comunicarnos con los demás, aún sin ser concientes que las palabras (e incluso los pensamientos) también son mantras. Snatam Kaur, una de las cantantes de mantras más reconocidas a nivel mundial, dice respecto a los mantras que: “El “no sé”, el “no puedo”, son mantras negativos y que podemos reemplazarlos por mantras positivos”. Recitar un mantra, una frase o palabra tiene un efecto similar al del diapasón que hace vibrar las cuerdas de una guitarra. Pronunciando las sílabas de un mantra hacemos vibrar nuestras propias energías internas.

Los efectos del mantra en ti.
Cuando la lengua toca la parte superior de la boca al recitar un mantra estimula el hipotálamo, que a su vez estimula la secreción de la glándula pituitaria. Esta secreción tiene un efecto muy curativo en el sistema nervioso y en todo el sistema glandular. Esta es la razón científica por la que la gente se siente tan bien después de cantar. Cantar mantras despierta el espíritu y abre el corazón. Trae intuición, fuerza interna y la capacidad de estar totalmente abierto a hacerlo que tienes que hacer como parte única de la totalidad .
video


viernes, 5 de diciembre de 2014

TALLERES PARA NIÑOS ESTAS NAVIDAD. NO PIERDAS LA OPORTUNIDAD QUE ARANBURU TE OFRECE

Mónika Aranburu, artista leonesa, inaugura esta Navidad un estudio de pintura , situado en la Cl. Cardenal Lorenzana N º 3- Edificio de la Condesa. León. Su objetivo es enseñar a los niños esta práctica de pintura con acuarela que ella practica, con una sabiduría, delicadeza, perfección, sinceridad, dulzura  y un largo etcétera  más de calificativos se me ocurren , dado que  mirando sus acuarelas un chorreo de emociones se despierta.
Su  número de teléfono  para aquellas personas que quieran ponerse en contacto con ella es  603.53.71.04 y  su dirección de correo electrónico aranburumonika@gmail.com.

LOS GRANDES GENIOS SE GUARDAN EN FRASCOS PEQUEÑOS.

jueves, 4 de diciembre de 2014

YOGA Y PILATES SE COMPLEMENTAN


 

Es normal que muchas personas se confundan entre las disciplinas de yoga y pilates ya que comparten muchas similitudes:
-Yoga significa “unión” en sánscrito, y se refiere a la unión entre cuerpo, mente y espíritu; de la misma manera, que Joseph Pilates nombró a su método “Contrology” (Crontología): completa coordinación de mente, cuerpo y espíritu. Ambas se enfocan en el ser integral de las personas.
-Yoga y pilates son prácticas de bajo impacto y se pueden realizar en cualquier lugar, lo único necesario para practicar es una colchoneta, en el caso de pilates debe ser un poco más gruesa para los ejercicios en que se rueda sobre la columna vertebral; la de yoga ha de ser antideslizante para lograr el enraizamiento de las posturas de pie.
Ahora veamos las diferencias:
1-. Origen: el yoga es una disciplina milenaria de la India y el pilates es un sistema de entrenamiento creado por Joseph Pilates a principios del siglo XX, quién se basó en el yoga y otras disciplinas, como las artes marciales o el fisioculturismo, para desarrollar su método.
2-. Respiración: en las dos es un principio fundamental, pero en yoga se practica la respiración abdominal y supone una guía para la mente a la hora de enfocar cada postura, teniendo un efecto más relajante; en pilates la respiración es torácica y toma protagonismo la activación del core o powerhouse.
3-. Objetivos: aunque en ambas prácticas se logra una corrección postural, elongación muscular y bienestar físico y mental, en pilates los ejercicios están más dirigidos a fortalecer el cuerpo y mejorar el tono muscular; mientras que en el yoga, está más enfocado a la relajación y la paz mental a través de las posturas corporales.
4-. Dinámica de la práctica: en yoga las posturas se construyen desde los extremos (manos, brazos, pies y piernas) hacia el centro y en pilates, desde el centro (powerhouse: abdomen, glúteos y muslos) hacia los extremos.
5-. Enfoque: la práctica de yoga abarca el componente espiritual de la persona a través de las posturas físicas, es un modo de vida, una filosofía; en pilates, el componente mental es tomado como conciencia en el cuerpo, es algo puramente físico, como nos lo recuerdan sus principios: respiración, control, centro, precisión, concentración y fluidez.
Ahora que hemos visto las diferencias: ¿Con cuál nos quedamos? ¿Qué disciplina es mejor? La buena noticia es que ¡son compatibles! Podemos practicar ambas y lograr un conocimiento más completo e íntegro de nuestro cuerpo.
En el Centro Integral de Yoga con una tarifa plana de 45 € al mes, podrás practicar ambas disciplinas, sin limitación horaria ni de asistencias.