Páginas vistas en total

HORARIOS NUEVA TEMPORADA 2015/2016

miércoles, 12 de agosto de 2015

Qué tu cuerpo sea tu maestro






Para vivir plenamente el presente, ya sea preparando el desayuno, en la ducha, hablando con un amigo o en la práctica de yoga en la esterilla, el cuerpo es la clave para acceder al AHORA. A través del cuerpo y su escucha podemos acceder a un profundo conocimiento de nosotros mismos, allí donde la mente con sus ideas, juicios o proyecciones difícilmente puede llegar.

Es importante recordar que el cuerpo es nuestro instrumento. Accediendo a él a través de la auto indagación y la consciencia, el trabajo postural cobra verdadera relevancia. Así como un músico comienza por aprender las notas más sencillas y simples antes de acceder a partituras más complejas, el método de Yoga  nos invita a sentir el cuerpo, a suavizar y silenciar las articulaciones, a darnos cuenta de lo que está sucediendo para que se revelen aspectos sutiles de nuestro Ser: gozo, unidad, quietud, pertenencia, silencio…
Por último, señalar que para profundizar en el yoga no necesitas otra cosa que lo que ya tienes: cuerpo, mente y consciencia. Por ello, el yoga es accesible a todos y como ciencia milenaria, se mantiene más vigente y más viva que nunca.
Yoga Journal,  parte del artículo escrito por  Mario Silva 

DESARROLLA TÚ CREATIVIDAD


lunes, 10 de agosto de 2015

SUPÉRATE A TRAVÉS DEL YOGA.




Los efectos de su práctica regular son intensos y maravillosos. Normalmente, se notan efectos positivos muy deprisa. Lo primero es una mejora en la flexibilidad, en el tono muscular y en el estado físico en general. A medida que se profundiza en la práctica regular, se experimentan otros beneficios más sorprendentes.
A continuación se enumeran diez buenas razones para practicar estas técnicas (yoga) con confianza.

1. El yoga ayuda a mantener, recuperar y aumentar la salud física.
El yoga es un ameno sistema anti-estrés. Mediante la relajación, las posturas, la respiración, la meditación y la dieta adecuada, el yoga disminuye efectivamente el estrés, baja la tensión y la ansiedad. Mejora también el sistema inmunitario evitando enfermedades y, si ya se esta enfermo, facilitando la recuperación. Recientes investigaciones demuestran que el yoga es muy eficaz frente a casos de hipertensión, diabetes, problemas respiratorios como el asma, problemas para conciliar el sueño, dolores crónicos de cabeza y de espalda. El yoga puede mejorar las funciones cardiovasculares, la digestión, la visión e incluso proporcionar cierto control sobre el dolor.

2. El yoga pone en forma y aumenta la energía.
Su práctica ayuda a relajar el cuerpo y la mente permitiendo obtener toda la energía necesaria para actuar eficientemente ante los desafios de la vida diaria. Se mejora mucho la flexibilidad, la fuerza y el equilibrio.

3. El yoga proporciona equilibrio mental.
Ejerce una profunda influencia sobre la mente a través del sistema hormonal. La práctica del yoga proporciona mejores resultados que cualquier tranquilizante y sin los indeseables efectos secundarios. Proporciona equilibrio y claridad mental sin entorpecer la mente. Con el yoga se puede permanecer al mismo tiempo alerta y relajado.

4. El yoga es una poderosa ayuda para el crecimiento personal.
El yoga ayuda a descubrir el potencial escondido del cuerpo. El cuerpo es un maravilloso instrumento, pero hay que tocarlo adecuadamente para producir bellas y armoniosas melodias. El yoga permite acceder con seguridad a la exploración de los aspectos mas ocultos de la mente, especialmente a los estados de conciencia mas elevados. De forma progresiva desaparecen las ideas equivocadas sobre uno mismo y sobre la vida en general.

5. El yoga es un sistema completo e integral.
El yoga ofrece un estilo de vida orientado hacia el crecimiento personal que cubre todos los aspectos de la vida. Su repertorio incluye técnicas para una óptima salud física y mental, para afrontar con creatividad los desafios de la vida moderna y para mejorar y transformar la vida sexual. El yoga te hace sentirte a gusto con tu cuerpo, mejora la imagen y la autoestima;  aumenta el poder de concentración y la memoria. En definitiva, el yoga ayuda a  descubrir la esencia espiritual del practicante, liberándole del miedo y de otras emociones y pensamientos restrictivos.

6. El yoga mejora las relaciones sociales.
El yoga permite mejorar las relaciones con la familia, los amigos y los compañeros de trabajo, proporcionando una nueva visión de la vida. Procura medios para desarrollar paciencia, tolerancia, compasión y perdón. Mediante sus técnicas se adquiere control sobre la mente haciendo desaparecer las obsesiones y los hábitos indeseables. El yoga enseña a vivir en paz con todo el mundo. Proporciona todo lo necesario para armonizar y embellecer la vida.

7. El yoga aumenta la conciencia.
Con el yoga se puede intensificar en gran medida la conciencia. La práctica del yoga permite afrontar todas las situaciones de la vida, incluso las mayores crisis, con claridad y serenidad. Además, el yoga hace a quien lo practica mas sensible a los ritmos corporales y las sensaciones de los sentidos, desarrollando también la facultad intuitiva (el sexto sentido). Pero lo mas significativo es que el yoga te pone en contacto con tu realidad espiritual que es fuente primera de la mente y la conciencia.

8. El yoga se puede combinar con otras disciplinas.
Aunque el yoga es completo en si mismo, se puede combinar facilmente con todo tipo de deportes o esfuerzo físico, incluso con ejercicios tan opuestos como el aerobic o el levantamiento de pesas. También se puede practicar yoga junto con otras disciplinas mentales, como técnicas de memorización o ajedrez. No solo es que el yoga sea compatible en todos los casos, sino que ayuda en gran medida a mejorarlos.

9. El yoga es facil y conveniente.
En el yoga no se practica hasta que surge la fatiga y aparece el sudor (a menos que se siga algún tipo de yoga moderno aeróbico). Se puede practicar en el confort del propio domicilio, aunque realmente se pueda practicar en cualquier sitio. Aunque no es preciso desplazarse a algún sitio concreto, es conveniente que los principiantes asistan a clases de yoga. El yoga esta libre de cualquier esfuerzo doloroso. En realidad, permite superar todas las formas de sufrimiento.

10. El yoga es liberación.
El yoga te puede conectar estrechamente con tu auténtica naturaleza, proporcionando una sensación de plenitud, de enriquecimiento interior y de confianza. Reduciendo el egoismo y los pensamientos y emociones negativas, el yoga te acerca a la felicidad eterna. Desarrolla tu fuerza de voluntad y te permite ser responsable de tu propia vida.
(Traducido del libro “Yoga for Dummies”, de Georg Feuerstein y Larry Payne, edit. IDG Books Worldwide, Inc., Foster City, USA, 1999)

viernes, 7 de agosto de 2015

La meditación y el yoga cambian el cerebro, según Harvard

La meditación y el yoga cambian el cerebro, según Harvard

El Mundo, firmado por Silvia Taulés.

cobra
Sentarse cómodamente unos cuantos minutos y tratar de no pensar en nada. Parece fácil pero no lo es, sobre todo esto último, lo de no pensar. Y ahí está la gracia. Porque lograr el blanco mental es un reto que da más beneficios de lo que muchos piensan. Será acaso uno de los motivos por los que la meditación y todo tipo de prácticas relacionadas con el ‘mindfullness’ (meditación, yoga) están de moda. Sara Lazar, neurocientífica del Hospital General de Massachussetts y de la Facultad de Medicina de Harvard, ha sido la primera en realizar un estudio sobre los beneficios de esta práctica, e incluso ella se sorprendió de los resultados. Meditar no solo reduce el estrés o relaja, meditar cambia, literalmente, tu cerebro.  
Aquí se pueden consultar los resultados de su estudio con gráficos interesantes.
Los investigadores analizaron las capacidades cerebrales de un grupo de personas que meditaba con asiduidad desde hacía un par de décadas y observaron condiciones mejores que las del resto. “Observamos que tienen más materia gris en la corteza sensorial”, ha declarado Lazar, quien lo relaciona con la capacidad de las personas que practican meditación a tomar contacto con los sentidos. “Tienes que estar pendiente de los sentidos, los sonidos, del momento presente, por lo que tratas de parar tus funciones cognitivas por unos instantes”, añade. Además, observaron que estas personas tienen más materia gris en el cortex central, asociado a la memoria del trabajo y a la ejecución de decisiones.
Para comprobar que estas características no eran casuales, organizaron un grupo de personas que nunca antes había meditado y les pidieron que hicieran alguna actividad relacionada con el ‘mindfullness’ (meditar, yoga…) durante ocho semanas.
Tras este periodo comprobaron que sus cerebros habían cambiado. Estos son algunos cambios neurológicos :
  • El grosor de la corteza cingulada, parte del sistema límbico, había aumentado. Esta parte del cerebro es responsable de la mayoría de los sentimientos, desde la emoción hasta la atención, el aprendizaje, la memoria y la percepción del dolor tanto físico como emocional.
  • El hipocampo izquierdo, imprescindible en el aprendizaje, las capacidades cognitivas, la memoria y la regulación de las emociones, también había aumentado de grosor.
  • También aumentó de la unión temporoparietal, asociada a las relaciones sociales, toma de perspectiva, la empatía y la compasión.
  • La amígdala, en parte responsable en general de la ansiedad, el miedo y el estrés, se redujo. La reducción de los niveles de estrés se relaciona con los cambios en la amígdala.

miércoles, 5 de agosto de 2015

LA PAREJA PRINCIPAL








La vida es un baile, en el que la pareja principal está formada por el dolor y el placer, nosotros no hacemos sino observar, y al hacerlo nos identificamos con la danza"
 Cuando practicamos Yoga experimentamos la voluntad consciente que hace danzar la energía creando una situación entre todas las posibles, este entrenamiento de permanecer en un estado de autoconsciencia en el aquí y ahora, con el Ser centrado y calmado en la acción, a través de la respiración y la firmeza estable y relajada del cuerpo-mente, nos permite soltar una gran carga, todas esas tensiones y bloqueos físicos, emocionales y mentales que agitan el agua del lago impidiendo el reflejo cristalino de la luna, para fluir mas libres en esta danza entre el dolor y el placer que nos muestra el camino de mínima resistencia para aprender.... así como las olas en sintonía con el océano calman las aguas, cuando emulamos las propiedades de esta consciencia universal que anima cada aspecto del universo material, nos estamos convirtiendo en creadores.
 Cuando vibramos con esta inteligencia amorosa, nos volvemos como ella. Nos convertimos en el poder superior que trasciende el pasado, sana el presente y nos abre las puertas al futuro.
 Cuando existe armonía entre lo que pensamos, sentimos y hacemos, la señal que enviamos  se organiza produciendo cambios sustanciales en nuestra vida. 
Un pensamiento en forma de intención necesita un elemento energetizador, y esta energía es una emoción elevada.


EL CAMBIO SE PUEDE PRODUCIR

El budismo es una de las religiones más antiguas que aún se practica y una de las que más seguidores tiene, aproximadamente unos 200 millones de personas. Aunque algunos prefieren referirse al budismo más como una filosofía de vida que como una religión.
De una forma u otra, lo que ha permitido que esta filosofía/religión sobreviva a lo largo del tiempo y siga ganando adeptos son sus mensajes sencillos y llenos de sabiduría que pueden mejorar realmente nuestra vida cotidiana. De hecho, no es necesario abrazar el budismo para aprovechar los beneficios que nos puede brindar. Basta tener la mente abierta y el corazón bien dispuesto.
1. EL DOLOR ES INEVITABLE, EL SUFRIMIENTO ES OPCIONAL. 
Solemos pensar que reaccionamos ante los sucesos, que estos traen en sí la semilla de la tristeza o la alegría, pero en realidad reaccionamos ante lo que los hechos significan para nosotros. Solo nos puede dañar aquello a lo que le conferimos importancia. por eso, para evitar el sufrimiento inútil, a veces basta dar un paso atrás, desligarse emocionalmente y ver las cosas desde otra perspectiva. Es difícil pero con la práctica se aprende. De hecho, otra frase budista nos indica el camino: “todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos”.
2. ALÉGRATE PORQUE TODO LUGAR ES AQUÍ Y TODO MOMENTO ES AHORA. 
A menudo se nos escapa la vida mientras estamos atados al pasado o preocupados por el futuro. Sin embargo, el budismo nos enseña que no tenemos más que el aquí y ahora. Por tanto, debemos aprender a estar plenamente presentes, a disfrutar de cada momento como si fuera el primero y el último. No bucees en el pasado ni sueñes demasiado con el futuro, concéntrate en el momento presente porque es ahí donde encontrarás las claves de la felicidad.
3. CUIDA EL EXTERIOR TANTO COMO EL INTERIOR, PORQUE TODO ES UNO. 
Somos una unidad física y espiritual, aunque a menudo lo olvidamos. a veces nos preocupamos demasiado por cuidar el cuerpo y olvidamos el alma, mientras que en otras ocasiones nos preocupamos mucho por nuestro equilibrio psicológico dejando de lado aspectos tan importantes como la dieta y el ejercicio físico. Sin embargo, para encontrar un verdadero estado de bienestar es imprescindible que mente y cuerpo estén equilibrados.
4. MÁS VALE USAR PANTUFLAS QUE ALFOMBRAR EL MUNDO.
Es importante saber qué guerras combatir y cuáles dar por perdidas porque luchar contra molinos de viento puede ser muy romántico pero no es eficaz. a veces, ya sea porque sobrestimamos nuestras fuerzas o porque no somos conscientes de la envergadura de la situación, nos planteamos objetivos que sobrepasan nuestras capacidades. Entonces nos generamos un estrés innecesario. Sin embargo, para encontrar la paz interior, es importante ser conscientes de nuestras potencialidades y dosificar nuestros recursos, solo así podremos llegar más lejos.
5. NO LASTIMES A LOS DEMÁS CON LO QUE TE CAUSA DOLOR A TI MISMO.  
Se trata de una de las máximas del budismo que, si la aplicáramos al pie de la letra, nos permitiría eliminar prácticamente todas las leyes y los mandamientos morales. Sin embargo, esta frase budista va más allá del clásico “no le hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen a ti” porque implica, ante todo, un profundo conocimiento de nosotros mismos y, en segundo lugar, una gran empatía para con los demás. 
6. NO ES MÁS RICO QUIEN MÁS TIENE, SINO QUIEN MENOS NECESITA.  
Aunque no somos conscientes de ello, nuestro deseo de tener más, ya sea en el plano material o emocional, es la principal fuente de nuestras preocupaciones y desencantos. Cuando aprendemos a vivir con poco y aceptamos todo aquello que nos brinda la vida y en el momento en el que nos lo brinda, logramos una vida más equilibrada y reducimos la tensión y el estrés. Desear más cosas a menudo solo indica que necesitamos más seguridad o que nos sentimos solos y necesitamos suplir esos vacíos. Cuando te sientes a gusto contigo mismo, no necesitas demostrar nada.
7. PARA ENTENDER TODO, ES NECESARIO OLVIDARLO TODO.  
Cuando somos pequeños estamos abiertos al aprendizaje, no tenemos ideas preconcebidas. Sin embargo, a medida que crecemos nuestra mente se llena de condicionamientos sociales que nos indican cómo deben ser las cosas, cómo debemos comportarnos e incluso qué debemos pensar. Estamos tan imbuidos en este contexto que no nos percatamos de que nuestra mente se ha convertido en una caja muy estrecha que nos aprisiona. Por eso, si quieres cambiar y ver las cosas desde otra perspectiva, el primer paso es desligarse de las creencias y los estereotipos que te mantienen atado. En este sentido, otra frase budista nos ilumina: “en el cielo no hay distinciones entre este y oeste, son las personas quienes crean esas distinciones en su mente y luego piensan que son verdad”.
8. EL ODIO NO DISMINUYE CON EL ODIO. EL ODIO DISMINUYE CON EL AMOR. 
La violencia genera violencia, la ira produce resentimiento. Es algo que sabemos pero casi nunca aplicamos por lo que a menudo nos involucramos en discusiones en las que nos dejamos llevar por nuestras emociones más negativas, respondemos a la crítica con otra crítica y a un ataque con otro aún más fuerte. Sin embargo, el odio solo genera odio, la única forma de contrarrestar su efecto es brindando amor, respondiendo con emociones positivas.
9. DA, AUNQUE NO TENGAS MÁS QUE MUY POCO QUE DAR.  
Se trata de una de las frases budistas más antiguas pero hace poco algunas investigaciones realizadas en el área de la psicología positiva han demostrado que la gratitud y la entrega son uno de los caminos que nos conducen a la felicidad. No se trata de dar esperando recibir algo a cambio sino de dar motivados por el placer que se siente al ayudar a alguien. Recuerda que no es mejor persona aquella que da graciosamente lo que le sobra sino la que comparte lo que apenas le alcanza.


10. SI PUEDES APRECIAR EL MILAGRO QUE ENCIERRA UNA SOLA FLOR, TU VIDA ENTERA CAMBIARÁ. 
En esta frase budista se encierra el secreto del cambio: aprender a valorar cada cosa y cada persona por lo que es: un milagro único e irrepetible. Cuando aprendamos a no criticar sino a aceptar y a maravillarnos ante las cosas más pequeñas que nos rodean, nuestra vida cambiará porque le estamos dejando una puerta abierta a la gratitud, la curiosidad y la alegría. Al contrario, si pensamos que no hay nada especial en las pequeñas cosas y que estamos en la cima del mundo, no solo nos estamos cerrando a la belleza sino también al aprendizaje y el crecimiento. Si no puedes apreciar el milagro que encierra una flor, es que ya estás muriendo por dentro.